Alguna gran compañía siempre está tratando de impulsar el último ungüento o producto para el cuidado de la piel desarrollado por el laboratorio y es fácil quedar atrapado en el bombo. Las campañas publicitarias multimillonarias y los embalajes inteligentes funcionan, y nos hace olvidar que la mejor pomada del planeta viene por cortesía de la Madre Naturaleza: el gel de aloe vera. Aunque parezca sorprendente, hay una gran cantidad de beneficios asociados con varias propiedades curativas del aloe vera.

El uso histórico de la curación con aloe vera se remonta a los antiguos egipcios, que lo usaban para el cuidado y la curación natural de las heridas. A lo largo de los siglos, diferentes culturas de todo el mundo han atribuido al gel de aloe una capacidad de curación casi milagrosa, no sólo para promover la curación de la piel herida o infectada y devolverle la salud, sino también para ayudar a mantenerla bella.

Propiedades curativas del Aloe Vera

Las propiedades curativas del aloe vera han sido descritas como un botiquín de primeros auxilios portátil que puede utilizarse para tratar cortes, quemaduras, moretones, raspaduras, quemaduras de sol, mordeduras y picaduras. Cuando el gel de aloe vera se aplica tópicamente sobre o dentro de una herida, sirve como una venda natural o un vendaje para heridas que la sella contra la infección exterior, acelerando el proceso de curación del propio cuerpo. Es una solución de primeros auxilios eficaz y económica para todas las quemaduras y escaldaduras menores.

Cómo funciona la curación con Aloe Vera

Como todas las demás suculentas, el aloe vera es una planta autocurativa. Si se corta o se rompe una hoja de aloe viva, sellará inmediatamente la «herida» para evitar la pérdida de agua y nutrientes y para protegerse de la contaminación bacteriana. En cuestión de minutos, el gel de aloe se filtrará a la superficie y formará una capa impermeable, como de goma, sobre la zona herida. Este revestimiento de gel se contrae al secarse, cerrando los bordes de la herida. En pocos días la herida se cura completamente sin ninguna cicatriz.

El mismo mecanismo natural de curación se activa cuando el aloe vera se aplica tópicamente a una herida, acelerando el proceso de curación. El gel de aloe forma un sello sobre la piel dañada, ayudando a detener la hemorragia y protegiendo contra la infección de la herida. La curación con aloe vera proporciona una nutrición esencial a los tejidos traumatizados, a la vez que estimula la regeneración de las células de la piel y el tejido conectivo. El gel de aloe también alivia la inflamación, reduciendo el enrojecimiento y la hinchazón.

Riqueza de las propiedades curativas del aloe vera

El gel de aloe vera contiene una gran cantidad de compuestos biológicamente activos que dan razón de las numerosas propiedades curativas del aloe vera. Es rico en fitonutrientes nutritivos que juegan un papel clave en el proceso de curación. Entre ellos se encuentran las vitaminas, especialmente las vitaminas antioxidantes A, B, C y E, los minerales como el calcio, el magnesio y el zinc, así como los aminoácidos como la tirosina y la fenilalanina. Otros compuestos beneficiosos son: prostaglandinas, polisacáridos, saponinas, enzimas, glicoproteínas, antraquinonas, esteroles vegetales y lignina.