La planta de aloe vera es muy apreciada en todo el mundo por sus propiedades desintoxicantes, curativas y calmantes. Es ideal para su uso en casi todos los tipos de piel, pero es especialmente útil para aquellos con piel sensible. Y aunque la mayoría tiende a asociar el gel y el jugo con ayudas para las quemaduras de sol, también hay una gran cantidad de beneficios asociados con el aloe vera para la piel sensible.

Hay más de 300 especies de aloe vera en existencia. La mayoría de las variedades contienen una gran reserva de vitaminas, minerales, enzimas y aminoácidos, todos ellos extremadamente útiles para la curación de la piel dañada. Aquellos que sufren de enfermedades de la piel, como eccema y psoriasis, encontrarán un alivio inmediato y duradero con el aloe vera para pieles sensibles.

La planta de aloe vera posee una gran capacidad de retención de humedad. Es capaz de entregar humedad a la piel extremadamente seca y sedienta. Además, el aloe vera para pieles sensibles ayuda a retener la humedad, lo que resulta útil para combatir el picor y la irritación.

Uso del Aloe Vera para pieles sensibles

Como producto de primeros auxilios, el aloe vera se puede usar en quemaduras, ampollas, sarpullidos, mordeduras y llagas. El aloe vera es tanto antimicótico como antibacteriano, lo que lo hace perfecto para proteger la piel sensible contra las infecciones, ya que aleja los gérmenes que pueden introducirse fácilmente en los cortes y rasguños. Ayuda a la regeneración de la piel y a la curación, a la vez que ayuda a reducir el dolor y las molestias.

Cuando se usa como limpiador facial, el aloe vera suaviza las células muertas de la piel, facilitando su exfoliación y enjuague. La eliminación de las células muertas de la piel es esencial para lograr una piel suave y de aspecto más joven. El aloe vera da a la piel un brillo saludable y juvenil, revelando las células frescas de la piel a medida que se eliminan las células viejas.

El uso de aloe vera para pieles sensibles puede actuar como astringente natural que tensa y reafirma la piel, disminuyendo las arrugas y la flacidez. También combate el acné. El aloe vera puede utilizarse para igualar la pigmentación de la piel y reducir la aparición de pecas y manchas.

En lugar de usar productos cargados con químicos dañinos, pruebe esta receta natural para una mascarilla facial que es ideal para la piel sensible. Mezcla 3 cucharadas de jugo fresco de pepino con 2 cucharadas de gel de aloe vera puro. Añada 1 cucharada de yogur natural. Aplique esta mascarilla refrescante y calmante en la zona de la cara y el cuello, y déjela reposar durante 15 minutos. Enjuague con agua tibia y seque con palmaditas para tener una piel fresca y radiante.

Hombres y mujeres por igual pueden disfrutar de la abundancia de beneficios asociados con el aloe vera para pieles sensibles. Cuando se usa en lociones o cremas, mantiene la piel suave y evita que se reseque aún más. Hidrata el cuero cabelludo en champús y acondicionadores para evitar la caspa y la descamación. El aloe vera es un excelente aftershave que proporciona un efecto refrescante y calmante que reduce los efectos de la quemadura de la cuchilla de afeitar.

Aunque el aloe vera para pieles sensibles es ciertamente una opción viable para aliviar el dolor de los sarpullidos y los rasguños, considere la posibilidad de solicitar el asesoramiento de un médico antes de embarcarse en un plan de tratamiento a largo plazo